Tamara. La Domadora de Dragones. Quiero ser Dragón.


TAMARA. LA COMPAÑERA DE DRAGONES.

QUIERO SER DRAGÓN.

 Resultado de imagen de fotos de dragones sin copyright
Ese día comenzó de la misma forma que las otras veces de hace unos años. Antes del principio de su amistad con el mundo draconiano.
Su sueño, pesadilla, esta vez no tenía forma ni motivo en particular. Tan solo fue un mal sueño.

Eso pensaba Tamara al abrir los ojos, inquieta.
Hasta que se levantó y miró en el espejo. Casi se cae al suelo de la impresión: Sus ojos eran azul turquesa, le salía humo verde azulado por la nariz y tenía un pequeño cuerno rosa en la frente.
Luego ya despertó de verdad y se dirigió inmediatamente al espejo.

NADA, sin novedad en la frente.
Aunque parezca raro o suene raro, sintió decepción y decidió hablar seriamente con su dragón amigo y vigilante Dany, alias “Anteapos”, bueno, Anteapos, alias “Dany”.
Una cosa tenía clara, debía hablar con él y otra tenía oscura: ¿Dónde estaría? Ese verano no lo había visto casi nada, él estuvo ocupado haciendo cosas raras de dragones en mundos raros y ella estuvo algo enferma pero no le quiso decir nada para no interferir en sus misiones. Sabía que él acudiría en cuanto supiera de sus males, pesares, etc.

Así que…
Se concentró, pensó en él. Lo invocó de la forma que él la enseñó.
NO SUCEDIÓ NADA.
Tamara creyó que tal vez no se había concentrado lo suficiente y lo intentó de nuevo.
Se quedó dormida, se despertó, se volvió a mirar al espejo.
Esta vez el cuerno era arcoíris y los ojos eran de un rojo intenso, con un brillo hipnótico.
Este plan no le gustó y se volvió a despertar de verdad.
Se miró al espejo. Ni el cuerno ni los ojos rojos estaban.

Anteapos tampoco.
Tamara se empezó a preocupar, él siempre acudía a la llamada que tenían convenida. ¿Qué podía hacer ahora?

Tal vez nos debamos remontar a una conversación llevada a cabo entre Tamara y Anteapos, acaecida varios meses atrás, cuando ella creyó que podía ayudar más todavía a la gente y a los que no eran gente, los personajes, entes o animales fantásticos de otras dimensiones.
-¿Un humano puede convertirse en dragón? –le preguntó.
-No. El humano es mejor que sea humano, con eso ya tiene suficiente. Más poder puede tener efectos imprevisibles en una especie ya de por sí, dada a hacer barbaridades tanto en el buen sentido, como en el malo.
-Bueno, tu congénere Larinas y compañía no es que fuesen humanos y mira lo que estuvieron a punto de hacer si no los hubiésemos parado –insistió la chica.
-Tienes razón. El poder es malo lo tenga quién lo tenga… Pero el humano ha de ser humano y dejarse de tonterías –atajó más que respondió el dragón, en un estado más meditabundo que de costumbre.
-No me contestaste, solo das rodeos. ¿Un humano puede ser dragón de alguna forma? ¿Para siempre? ¿Temporalmente?
-Tú lo eres metafóricamente y de corazón.
-Y dale. Déjate de rodeos. Sí, o no.
Anteapos se quedó callado unos segundos, como dudando entre seguir dando rodeos, irse, que le tragase la tierra o contestar a la pregunta.
-Sí.

Tamara exhibió una gran sonrisa aunque no fue acompañada por la del dragón, al revés. Él ya supo el por qué a tanta insistencia en ese tema.
-Lo imaginaba. ¿Te puedo hacer otra pregunta sin que me des tantos rodeos?
-No. Mejor dejemos este tema. Ya te dije lo que querías saber, sí se puede –contestó sombríamente el dragón.
-No tengo todo lo que quería saber exactamente…
-Lo sé pero hasta ahí podemos llegar. Me tengo que ir, hay un asunto más importante que resolver en una dimensión que tiene un nombre más grande que la misma dimensión. Un consejo antes de irme. No pienses en esas cosas, eres humana, una excelente humana, no hay dragón mejor que tú. Déjalo ahí.
-Anda, y se va –se asombró ella. Nunca se iba tan rápido. O la urgencia era muy grande o la pregunta era demasiado embarazosa para él.

Pero no se rendiría, la batalla había acabado ahí.

PERO NO LA GUERRA.

Resultado de imagen de fotos de dragones sin copyright

-Deja de ayudar a los humanos o no tanto. Tu deber está con nuestra raza. Estamos viendo que, desde hace tiempo, tu balanza oscila entre su mundo y forma de pensar, actuar y la nuestra. Ellos son imperfectos e imprevisibles. Peligrosos, tú sabes que son una de las especies más peligrosas de las dimensiones conocidas. Fueron un experimento del Gran Creador de Todos, no se sabe si fue fallido o quería que fuesen así en realidad pero en el poco espacio de tiempo en el que campan a sus anchas por su parcela del universo dimensional en el que se les situó, han hecho más estragos, barbaridades, que la mayoría de las formas de vida y no vida, habidas y por haber en las diferentes dimensiones –le recomendaba su Maestro y guía espiritual, Fuestes, a Anteapos.

-Cierto es también, y deberás reconocerlo, que en ese ínfimo rango de tiempo en el que dicha especie creada no se sabe por qué motivo por el Gran Creador de Todos, tampoco se sabe si en realidad fue él u otro Creador díscolo, esa pequeña y minúscula especie, ha llevado a cabo y sin ayuda externa, de cosas maravillosas. Esta especie se ha sobrepuesto una y otra vez a las catástrofes, guerras creadas por ellos mismos pero paradas por ellos mismos. Es una especie que intenta evolucionar sin ayuda, nosotros y las demás especies interdimensionales siempre hemos tenido la ayuda de nuestros líderes espirituales, todos, de cualquier especie, estamos en contacto directo con los máximos guías del Creador.

-Eso de que no han tenido ayuda no es cierto. Siempre han tenido alguna ayudita o freno. Tú sabes que muchas especies han intentado interferir, positiva o negativamente en esa dimensión, en esa especie y en otras que dominaron anteriormente el planeta donde alguien, algo, decidió que debía nacer algo diferente, algo especial tal vez. Lo que nuestros estudiosos no saben es si era contrario a nosotros o no. Nadie sabe si esa especie es la elegida para dominarnos a todos e, incluso, destruirnos.
-No seas agorero –quitó importancia Anteapos.

Anteapos pensaba en esta conversación precisamente ahora con más fuerza. Le había llegado a la mente, vía sueños de Tamara, que algo relacionado con la pregunta medianamente contestada hacía tiempo por él, volvía a asaltarla con más fuerza.
Ahora volvía a solicitar conversación espiritual con Fuestes.

Pero ya sabemos cómo funciona el mundo draconiano. Ellos son la especie más antiguamente creada conocida, su longevidad es prácticamente eternidad y sus prisas son prácticamente inexistentes. Nunca hay urgencia en algo que dura toda la vida.

Lo que pasa es que los humanos sí tienen prisa siempre, su vida es corta, es como el parpadeo de un dragón, ni siquiera eso.

Debía contactar con Fuestes cuanto antes a pesar de los requerimientos de Tamara. Sin su guía, él no podía solventar el lío que tenía la chica. Lío, pensamientos, deseos… Lo típico en ella. La única humana capaz de contactar con los dragones mediante Anteapos y quién sabe de qué cosas más, aunque las intuía.
 Resultado de imagen de fotos de dragones sin copyright
-¿Dónde, dónde, dónde estará?
Tamara estaba cada vez más preocupada y sus sueños, pesadillas eran cada vez más insistentes. La última: cuerno en la punta de la nariz y humo rosa por las orejas.
Al despertar de verdad esta vez sí hubo secuelas. Una secuela: un grano en la punta de la nariz que le dolía bastante y que estaba rojo como un tomate.
-Vaya mala suerte, hoy que tengo una charla con algunos de mis ex alumnos. Se van a reír de mí gratuitamente…

Decidió que eso no le condicionaría el día.

Supo qué hacer.

-¿Es el Colegio Mayor de Madrid? Soy Tamara, la profesora que va a ir a dar una charla a los alumnos de Antropología, ¿les puede decir que para motivarnos más, todos iremos con un pico hecho con cartulina o goma eva pegado en la nariz, imitando a un Pterodáctilo? Gracias. Sí, va a ser una clase graciosa o eso pretendo.

“De la que me he librado” –pensó la profesora. Si la mala suerte te da limones, haz limonada…
A todo esto, con el calor que hace, apetece una.




 Resultado de imagen de limonada


 A veces, el Universo conspira. Esta vez fue para bien.

Resultado de imagen de fotos de dragones sin copyright

Fuestes dejó cualquier cosa que estuviera, o no haciendo y se manifestó ante su pupilo Anteapos.

-¿Qué te perturba? A ti no te puedo leer los pensamientos pero percibo algo raro en ti, una gran duda. Tú no eres de dudar,  siempre has sido un dragón de acción. Es normal, eres un dragón muy joven. ¿Cuántos caen la próxima vez? ¿Sexto milenio y pico?
-No te pases, haré exactamente cuatro mil setecientos noventa y nueve años.
-Recuerdo que cuando naciste yo era tan viejo como ahora, eres más joven de lo que creía, pareces más mayor a veces, ahora no, ahora pareces un dragón casi recién nacido –dijo el Maestro guía pensativamente.
-No te creas, ya tengo alguna escama de otro color.
-Venga jovenzuelo, dime qué te preocupa, no tenemos toda la vida por delante. O tal vez sí pero me gustan las cosas metafóricas.
-Mi amiga humana…
-Sabía que sería eso de nuevo. Hay un fuerte vínculo entre tú y ella. No sé si para bien o para mal. Si hay alguna trama que no puedo detectar en esa rara conexión. Algo, alguien, algún ente, creó algo en esa chica o en sus genes, que la predispone a dicha conexión.
-Tú me mencionaste alguna vez la teoría del Salvador dimensional, el Vigilante de Todos. Su llegada.

Si la sorpresa fuese una gran alarma que resonase fuertemente por todas partes y brillase como el más brillante sol, se podría decir que Fuestes no la expresó.
Pero sí parpadeó ligeramente, o lo pareció.

-Ah, más que teoría es una Leyenda, un deseo, un cuento.
-A veces las Leyendas, cuentos, tienen una base real, una certeza –comentó Anteapos.
-¿A qué quieres llegar con eso? No me querrás insinuar que tu amiga humana…
-¿Por qué no? ¿A cuántos humanos has conocido con esas cualidades?
-Ciertamente nosotros podemos conectarnos con todas las especies prácticamente pero ninguna con nosotros si no queremos, en este caso hay una anomalía.
-La teoría dice que el Salvador será de una especie nueva, efímera, especial…
-También existe la teoría de que el Destructor será de una especie nueva, efímera, especial, etc. ¿Qué hacemos con tu amiga? El riesgo es más grande que los beneficios.
-Aplícalo al revés. ¿Y si el beneficio supera al riesgo?
-Llegamos a un punto muerto querido discípulo. Lo mejor es dejar las cosas como están. Eso sí, te recomiendo alejarte de esa humana. Es más, de los asuntos mundanos que allí tienen. Esa especie, ya que se creó, accidentalmente o no, aparte y diferente de todas las demás, en el tiempo, espacio y forma, ha de seguir su rumbo aislada de todas las demás. Ellos deben encontrar su camino, la misión o utilidad para la que fueron ideados, creados.

Anteapos se quedó pensativo.

-¿Estamos seguros de que tú no sabes nada al respecto? Eres de los más antiguos, sabes prácticamente de todas las teorías, de todos los rumores e, incluso, seguro que has sido partícipe en algunas creaciones –dejó caer, como el que no quiere la cosa, Anteapos.
-Cierto es que en parte tienes razón y hasta ahí puedo llegar. Con lo que respecta a esa especie, nada tuve que ver, nada sé y mucho sospecho pero no quiero influir en tus decisiones, solo guiarte.
-Pues por eso estoy aquí. Guíame.
-Guiarte en este aspecto influiría en tus decisiones.
-La serpiente que se muerde la cola…
-¿Qué? –preguntó el maestro dragón.
-Nada, una expresión humana que viene a decir que volvemos al principio una y otra vez.
-Los humanos simplifican mucho las cosas pero también porque no piensan, solo creen que piensan.
-No me ayudas entonces en este asunto, ¿verdad?
-Te estás humanizando querido Anteapos, crees que piensas… Es la edad, lo sé. Naciste demasiado tarde.

Anteapos clamó al cielo. Suspiró al infierno. Rezó a los miles de dioses. Respiró hondo y tomo una decisión.

-Está bien, soy joven, no pienso con claridad. Pero tengo una cosa clara, esa humana me cae bien, incluso su especie me resulta entretenida, simpática. Tienen sus cosas malas pero también sus cosas buenas. Yo no sé si nuestra especie tuvo algo que ver con su creación, o si tiene algún plan para su destrucción como si de un juguete roto se tratase pero yo voy a ayudarles. Sé que no voy a influir allí para el mal, así que tal vez ayude para que ese juguete no se rompa tan fácilmente. Algún misterio me ocultas, yo sé que así es.
-Saber o creer saber tampoco es indicador de pensar correctamente. Te diré otra cosa, como guía tuyo que soy. Se acerca una fecha muy importante para cierta persona. Se te pedirá un regalo. De ti depende que el juguete se rompa o no. Solo tú puedes conceder ese regalo. Tal vez tú seas el Destructor. O tal vez el Salvador…
-Tal vez solo soy un dragón. Un dragón fiel a sus amigos –respondió Anteapos y partió.

Resultado de imagen de fotos de dragones sin copyright

“¿Dónde, dónde, dónde estás Anteapos?” –pensaba Tamara de nuevo pero esta vez en sueños.

Luego despertó en realidad y vio a Dany sentado en la silla a su lado.

-¿Estoy soñando?
-Esta vez no, me invocaste y aquí estoy.

Tamara pensó que la vida es efímera, que Anteapos podía desaparecer de nuevo durante mucho tiempo.
Pensó también que se acercaba una fecha y que quería un regalo.
-Anteapos. Yo he visto Crepúsculo, ¿sabes?
El dragón se quedó ojiplático.

-¿Qué?
-Es una película basada en un libro para adolescentes y trata sobre vampiros, hombres lobos, humanos, etc.
-Los hombres lobos no existen, lo sabes, ¿verdad?
-¿Quieres decir que los vampiros sí?
-¿Existen los humanos? ¿Por qué no los vampiros?
-¿Y por qué no los hombres lobo? –preguntó ella.
-No sé tantas cosas, no existen y ya está. ¿Qué tienen que ver esos vampiros, lobos, etc. con lo  que me quieres preguntar?
-Nada, es una comparativa. En esa película, libro, la chica humana pide algo al vampiro.
-¿Por qué será que creo que imagino qué le pide?
-Le pide que la convierta en vampiro. Él la muerde, ella se convierte en un vampiro muy poderoso para ayudar a todo el mundo. Lo típico. Tú sabes que yo quiero ayudar a todo el mundo pero mis limitaciones humanas me impiden hacer más cosas y quiero quitar esas limitaciones. Quiero ayudar más.
-¿Y quieres pedirme que te convierta en vampiro?
-No te hagas el tonto. Quiero que me conviertas en dragón.

El momento había llegado. La petición estaba hecha.

Resultado de imagen de fotos de dragones sin copyright
-A ver Tamara. Yo no soy un genio de vuestras leyendas, fábulas. No concedo deseos. Tampoco te creas que ser dragón implica la panacea de todos los males, es más, mi especie es creadora y partícipes de muchos males. No todas las especies son buenas, neutras, etc. También se crearon especies que podrían considerarse dañinas, malvadas, abominables. Todo tiene cabida. Todo tiene un propósito, o casi todo por lo que fue creado.
-Menos mi especie. Lo sé, te lo leo, lo presiento. Nunca me hablas sobre ella, ¿será que nada sabes? O, ¿lo que sabes te da miedo?

Anteapos se quedó callado.

-El que calla otorga, amigo –dijo ella.
-Yo solo sé que tengo un vínculo contigo, no sé por qué, no cómo sucede esto. No sé si tiene algún propósito o si es accidental. Una anomalía como recientemente me ha dicho alguien más sabio que yo, más sabio que cualquier criatura. Incluso él, que sabe tanto, calla, aunque no otorga. Solo calla. Solo piensa.
-¿Cuánto tarda en decidir sobre lo que piensa? Me temo que, debido a vuestra longevidad, si alguna vez llega a una conclusión, incluso mi especie ya no exista. Es así, ¿verdad?
-No te podría decir, según él yo no pienso. Soy como vosotros, creo que pienso.
-Pufff. Déjalo –dijo, y cambió de tono–. Como tú bien sabes, mañana es un día muy importante para mí… Siempre me regalas algo… Hazme dragona.
-¿Ni siquiera me preguntas si yo puedo hacer eso?
-No. Sé que puedes. Algo en nuestro vínculo me lo dice, sueño que soy dragona desde hace tiempo.
-Puedo pero no quiero –dijo Anteapos y parecía apesadumbrado. Hondamente apesadumbrado.
-¿Me lo niegas a mí? ¿Me niegas mi deseo y regalo? ¿Así tratas a tu vínculo?
Anteapos respiró hondo, sonrió. Por fin había dado con la solución, por fin pensó con claridad.
-Te concederé tu deseo pero antes te expondré la situación y tendrás luego que responder a una pregunta. Una única pregunta, si tu deseo sigue siendo el mismo, automáticamente tú serás convertida en dragón.

Tamara no se lo pensó.

-Acepto. Cuéntame tal situación.
-Nosotros tenemos un vínculo. Tú, por humana y yo por dragón. Tal vínculo no se conoce en ningunas otras especies. No, un vínculo mutuo. Se podría decir que somos prácticamente uno. Si yo te hago dragón, sé que ese vínculo se romperá, ya no existirá porque no seremos dos especies, seremos una, ya no necesitaremos vincularnos. Para mí, ese vínculo lo es todo, incluso para el Universo. Es un vínculo único, algo lo decidió así. Si se rompe, siento que nos rompemos a nosotros mismos, rompemos el propósito para el que fue creado. Tal vez no haya sido creado por nada o para nada pero es ÚNICO. Y es BONITO. La pregunta va a ser muy fácil. Tienes que elegir entre vínculo entre nosotros y ser puente entre tu especie y la mía, y por tanto, con las demás,  o ser dragón e ir por libre y estar limitada para interferir prácticamente en cualquier cosa.
Tamara no se lo pensó.


 Resultado de imagen de fujur atreyu



-VÍNCULO.

-No esperaba menos de ti.
-Pero me quedo sin regalo… Además, ¿qué pasa con mis sueños? No dejo de soñar que soy una dragona. Me miro al espejo y tengo cuernos, sale humo, tengo ojos de dragón…
-Yo sueño a veces que soy humano. Es el vínculo que se hace más fuerte cada vez. Él decide, forzar esa situación sería fatal para nosotros. Terminaría con él.
-Vale, comprendo pero. ¿Mi regalo?
-No sé si te habrás dado cuenta del tiempo que ha transcurrido en nuestra conversación pero son las 00:00:01. FELIZ CUMPLEAÑOS TAMARA.
-Ah, ese es mi regalo…

-Tu regalo soy YO.
 



Y COLORÍN, COLORADO, ESTE RELATO SE HA ACABADO.

Un año más, algo de mi mente he podido sacar, más bien estrujar.
Esto es una especie de pareado no pensado.
Soy humano, ni siquiera creo que pienso, tal vez no existo pero tu regalito lo tienes Tamara.
Tal vez fui creado para esto. Tal vez mi misión sea esta.
Vínculo tenemos, eso está claro.
Tendrás hoy muchos regalos.
Uno de ellos, el más insignificante, soy YO. Pero algo es algo pequeña duenda.
FELIZ CUMPLEAÑOS.




Comentarios

Publicar un comentario

Recuerda darnos un +1 y comentarnos, nos haces seguir adelante.

Entradas populares de este blog

Tutorial. Memories on tv. Edición de vídeo. Ponerlo en castellano.

Blog registrado

Tutorial. Cuando Whatsapp no permite enviar imágenes por error de memoria.