¡Acompáñanos!

BUSCADOR PARA EL BLOG

gadgets para blogger
Escríbenos a: irisamigos@hotmail.es

Lee el blog en...

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Debido a los problemas que estamos teniendo para ver cual es vuestro blog y devolveros la visita, os pedimos que cuando os hagáis seguidores nos dejéis un comentario con vuestro blog, muchas gracias, os añadiremos de igual modo en nuestra pestaña de seguidores.

jueves, 16 de enero de 2014

Terror en San Antón.

El día anterior su dueño había estado muy raro.
Eso pensaba para sí la gallina Cloe.
Jamás había visto a su amo mirarla tanto.
Ella era una gallina muy instruida y valiente.
Sabía que era una gallina peculiar porque tenía mucha televisión vista, no en vano, su dueño la tenía como mascota ahí, en la jaula de Manolo, el perdigón misteriosamente desaparecido hacía 2 años.
Cloe sabía que no había tal misterio, los gatos tuvieron la culpa.
El caso es que había visto a su desgarbado dueño afilar varios cuchillos mientras la miraba y eso la inundó de terror.
La gallina sabía cómo acababan los de su especie, conocía el final, en cajas de caldo de Avecrem.
Lo sabía y se había resignado.
Antes, pero al ver la muerte tan cerca, Cloe decidió resistirse a ello y pensó en huir, aunque no pudo conseguirlo.
El estrés se apoderó de ella y no hacía mas que moverse dentro de la jaula, intentando romper los barrotes con su pico y patas mientras su dueño se rascaba la cabeza pensativo.
Ella supuso que estaría pensando en si hacerla a la salsa, en el horno, asada, al pil pil, al chilindrón o cualquier diversa forma atroz inventada o por inventar.
El caso es que no pudo huir y ahora veía que su dueño se acercaba, mirándola con una cara de gozo que era terrorífica para ella.

La sacó de la jaula y la metió en un saco o algo por el que no podía ver nada, solo notaba que se movían, seguramente hacia el horno o la sartén.
La iba a cocinar viva, pensó la gallina. Cruel fin para una mascota tan fiel como ella, una mascota que a las 7 de la mañana justas, cuando empezaban las noticias, hacía kikirikí como buenamente podía.
No era pago para un animal así. Qué crueles llegaban a ser los humanos.
Decidió que en su otras vidas se dedicaría a fastidiarles todo lo que pudiera.

Con gran terror por su parte notó que se detenían, oía una especie de voces o algo y pensó que su dueño había organizado alguna comilona a costa de ella con sus amigos, con esos que casi la intoxicaban todos los viernes por la noche al fumar, cuando iban a jugar al póker con su amo hasta altas horas de la madrugada.
Ingratos también ellos, ingratos y traidores.

Se oían también como unos cánticos.
Tal vez hubieran organizado algún sacrificio pagano, eso sería típico de su dueño. Le gustaba mucho la magia negra, tal vez iban a hacer Vudú con ella.

Por lo menos moriría dignamente, cacareó lo mejor que pudo y rezó algunas oraciones gallineriles o como se llamasen.

Con gran susto por su parte, se abrió el saco y la luz cegó a la gallina. Notó que su dueño la sacaba y la ponía entre sus brazos.

Era la hora de morir, si al menos la hiciesen para caldos Avecrem, eso sí era una muerte digna pero no iba a ser así. Iba a ser destinada a sacrificio pagano, lo más bajo a lo que podía caer un ave.

Y en efecto, así era.
Cuando por fin pudo ver algo, tenía frente a ella a un humano vestido de brujo o algo similar, con algo en la mano y hablando raro.
Notó que le echaba una especie de líquido, parecía agua pero sería algún veneno o salsa para aliñarla rápidamente.
Había mucha gente espectante alrededor.
Por lo menos no moriría sola, lo que pasa es que iban a tocar a poco con ella.
No se agobió por ello, sin embargo, también observó que no estaba sola en el reino animal, había cerca de ella cerdos, perros, gatos, pájaros, anfibios, toda clase de animales.
¿Qué clase de sacrificio sería ese?
Llegó hasta a pensar que lo mismo los iban a meter en el Arca de Noé pero el brujo ese que tenía enfrente diciendo cosas raras le daba mucho terror.

Sobre todo cuando dijo algo como. QUE SAN ANTÓN os bendiga a todos los animales...


Bueno, el compañero David no ha podido postear hoy así que me tenéis que aguantar a mí.
Yo de terror solo conozco cuando me miro en el espejo así que lo siento, no os doy miedo con mis relatos, ¿y qué?

Saludos.

7 comentarios:

  1. Jejeejeje gracias gggrrrr por llamarnos animalitos .. feliz dia !!Dany

    ResponderEliminar
  2. jajajaja!! muchas gracias Dany!!!!
    te debo una!!!

    abrazos!

    ResponderEliminar
  3. por cierto, me mola el nuevo logo del blog, el de la paloma!

    ResponderEliminar
  4. Es un genial relato. Me ha hecho reír muchísimo. Buena imaginación.
    Saludes

    ResponderEliminar
  5. Uy me sorprendiste, y me hiciste sonreír. Te mando un beso

    ResponderEliminar
  6. ejjeejj bueno la verdad es que asusta un poco no sonreir con tu relato tan guapo
    unos abrazossssssss San Daniel

    ResponderEliminar
  7. Espero que Winnie este bendecida y se me cure. Un besazo.

    ResponderEliminar

Recuerda darnos un +1 y comentarnos, nos haces seguir adelante.