¡Acompáñanos!

BUSCADOR PARA EL BLOG

gadgets para blogger
Escríbenos a: irisamigos@hotmail.es

Lee el blog en...

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Debido a los problemas que estamos teniendo para ver cual es vuestro blog y devolveros la visita, os pedimos que cuando os hagáis seguidores nos dejéis un comentario con vuestro blog, muchas gracias, os añadiremos de igual modo en nuestra pestaña de seguidores.

jueves, 11 de julio de 2013

Los clavos en la reja

Hubo una vez un niño que tenía muy mal genio. Su padre le regaló una caja de clavos y le dijo que cada vez que perdiera el control tenía que clavar un clavo en la parte trasera de una reja que tenían en la casa. El primer día el niño había clavado 37 clavos en la reja. Durante las próximas semanas, como había aprendido a controlar su rabia, la cantidad de clavos comenzó a disminuir diariamente. Descubrió que eras más fácil controlar su temperamento que clavar los clavos en la reja. Finalmente llegó el día en que el niño no perdió los estribos. Le contó a su padre cómo había progresado y su padre le sugirió que por cada día que se pudiera controlar sacara un clavo de los que había clavado en la reja. Los días transcurrieron y el niño finalmente le pudo contar a su padre que había sacado todos los clavos El padre tomó a su hijo de la mano y lo llevó hasta la reja. Le dijo: “Has hecho bien, hijo mío, pero mira los hoyos en la reja. La reja nunca volverá a ser la misma. Cuando dices cosas con rabia, dejan una cicatriz igual que ésta. Le puedes clavar un cuchillo a un hombre y luego sacárselo. Pero le habrás hecho una herida.









DESCONOCIDO

14 comentarios:

  1. Hola Gema, conocía la historia y cuanta razón lleva, muchas veces antes de decir las cosas se deben pensar muy bien ya que no se sabe el daño que se pueda hacer y a veces aunque se quiera disimular la herida sigue hay, buena reflexión.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. muyyy buena reflexion, cada vez me gusta mas este blogggg cada vez massssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje! gracias wapaaaaaaa me alegra de que estes tan a gustito entre nosotros

      bsazossssss!!

      Eliminar
  3. Uhmm, esa es mi terapia pero yo no uso clavos, yo solo gruño. En teoría, entre más gruña, mejor me lo paso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja!! ese es mi dany!!

      bsitos compiiiiii!!

      Eliminar
  4. Es una buena lección . Te mando un beso y te me cuidas.

    ResponderEliminar
  5. Se nos olvida, pero siempre es conveniente contar hasta tres o hasta diez antes de zaherir, comentar, criticar... todo aquello que pueda ser un desprestigio de la persona mencionada.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si Francisco, pero a veces parece que se nos olvida... el ego siempre tiene que estar presente cachis!!

      Bsotessssss

      Eliminar
  6. Hay un millón de maneras de decir las cosas sin tener que herir a nadie. Ante un calentón dialéctico, mejor frenar la ira para así no tener que contemplar después el daño que uno es capaz de hacer con una simple palabra.
    Muy acertada reflexión, abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ains esa ira... esa ira...

      Bsotessssss compi!!

      Eliminar

Recuerda darnos un +1 y comentarnos, nos haces seguir adelante.