¡Acompáñanos!

BUSCADOR PARA EL BLOG

gadgets para blogger
Escríbenos a: irisamigos@hotmail.es

Lee el blog en...

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Debido a los problemas que estamos teniendo para ver cual es vuestro blog y devolveros la visita, os pedimos que cuando os hagáis seguidores nos dejéis un comentario con vuestro blog, muchas gracias, os añadiremos de igual modo en nuestra pestaña de seguidores.

domingo, 25 de noviembre de 2012

Castillo de Manzanares del Real



A 50 kilómetros de Madrid, en el pueblo de Manzanares del Real, nos encontramos el castillo de los Mendoza, la famjilia que residio en dicho castillo hace más de 500 años.




La historia nos cuenta esta, hace más de 500 años, Don Pedro, le dejo su caballo al rey para que huyese de los enemigos en la batalla de Aljubarrota contra los portugueses.


Don Pedro murió y el rey, en agradecimiento donó las tierras del "Real Manzanares" a su familia, quienes muchos años después, construyeron este castillo, llamado castillo del Manzanares, porque se cree que donde hoy esta el embalse de Santillana, en su época hubo una extensa vega llena de manzanos.


Erigido sobre una ermita románico-mudéjar en honor a Santa María de la Nava, el castillo de los Mendoza es, de todas las fortalezas medievales existentes en España, la más conocida y una de las mejor conservadas.

Fue edificado en 1475 y pertenece al Duque del Infantado, quien lo cedio a la Comunidad de Madrid para que fuera visitado.


Diego Hurtado de Mendoza ordena construir este castillo, entrando ya en el siglo XV, pero fue al morir este, fue su hijo Iñigo López de Mendoza, Primer Marqués de Santillana, el que se hace cargo de concuir estas obras.



Fue levantado al borde del río manzanares, como palacio residencial de la casa de los mendozas, y cerca del mismo se encuentra un antiguo castillo del que ya os hablaré otro día.

A la muerte de Iñigo, el castillo deja de estar habitado, y comienzan a existir pleitos por quedarse con la herencia dentro de la familia de los Mendoza.

Se edificó con estilo gótico y su artífice fue Juan Guas, arquitecto de los reyes católicos.


En 1914 y después de numerosos pleitos dentro de la familia, se toma como determinación restaurarle, reconstruyendo las estancias y los corredores del interior, y se decidió instalar dentro de él como un museo con una colección de tápices en su interior.


En 1931, fue declarado Monumento Histórico Artístico y a partir de ese momento la Dirección General de Turismo de la Consejería de Economía y Hacienda se encarga de administrar y conservar sus instalaciones.

En 2005 se llevaron a cabo unas obras de mejora, en el marco del Plan Integral de Aprovechamiento Turístico del Castillo de Manzanares El Real, desarrollado por la Dirección General de Turismo, que supuso la restauración de las colecciones artísticas, creándose un Centro de Interpretación, una nueva Sala de Audiovisuales, ampliándose las salas de exposición permanente e implantándose un nuevo Proyecto Museológico y Museográfico que ha puesto al día las instalaciones y ha mejorado los accesos al Monumento.

Actualmente el castillo tiene forma cuadrada, y esta coronado por torres en cada una de sus esquinas, en el sureste, se encuentra la Torre del Homenaje.

Sus torres estan decoradas con bolas, y numerosas saeteras que les servían para protegerse del enemigo.



Dentro del castillo, podremos visitar su sala de interpretación, en la que nos explica la historia del territorio de la familia Mendoza; el patio porticado que fue reconstruido por Vicente Lampérez a principios del siglo XX, y que presenta un corredor porticado con dos galerías, allí, veremos los escudos de la familia Mendoza.


 
Una vez dentro del castillo encontraremos el recibidor o Zaguan que tiene una escalera que da acceso al palacio, y donde podremos encontrar númerosos tapices.

La sala santillana, donde veremos una mesa con sillas, decordado como una sala de reuniones del siglo XVII.



La sala del infantado, llama su atención por la enorme chimenea que la decora, y junto a ella se encuentra el estrado de las damas, que era su cuarto de costura y que tiene unas vistas espectaculares.



Subiendo las escaleras de la torre, nos encontramos la alcoba y el oratorio, con una minúscula cama que os llamará la atención y una pequeña capilla.



Pero lo mejor de todo el recorrido son las galerías, desde donde se puede observar, tanto el embalse como la Pedriza, y podremos entrar a las torres y sentarnos en las zonas de vigilancia.


6 comentarios:

  1. Pedazo castillo, lástima que no tuviesen Wifi por esas épocas y bueno, tampoco sabían usar señales de humo para comunicarse con los otros castillos, aunque hicieron algún amago con hogueras en lo alto de las cimas.

    Buena gente, gente trabajadora.

    Un abrazo, qué envidia de castillo.

    ResponderEliminar
  2. Morí con las imágenes. He disfrutado de la historia. Muchas gracias por compartir tanta información. Un beso grande, Lou

    ResponderEliminar
  3. Hola Tamara,
    Son muchas las veces que he pasado junto al castillo, muchas veces,pero nunca tuve la oportunidad de entrar. Seguro que la próxima vez que me encuentre cerca me acuerdo de tu entrada y me decido a realizar la visita. Por lo visto en tu artículo debe de ser muy bello.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Un sitio precioso mucho más cerca de lo que imaginamos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. que bonito Tamara, no lo conocía, pues es precioso, cuando suba a Madrid un mes de estos .. jejeje le diré a mi prima a ver si vamos y lo visitamos, son preciosas las fotos.
    muy buen post. un besito Tamara.
    amelia.

    ResponderEliminar
  6. Hola Tamara: Que bello lugar y el castillo es imponente! Me encantaría poder conocerlo algún día ;) Me re-gustaron las fotos.
    Besitos =)

    ResponderEliminar

Recuerda darnos un +1 y comentarnos, nos haces seguir adelante.