¡Acompáñanos!

BUSCADOR PARA EL BLOG

gadgets para blogger
Escríbenos a: irisamigos@hotmail.es

Lee el blog en...

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Debido a los problemas que estamos teniendo para ver cual es vuestro blog y devolveros la visita, os pedimos que cuando os hagáis seguidores nos dejéis un comentario con vuestro blog, muchas gracias, os añadiremos de igual modo en nuestra pestaña de seguidores.

viernes, 28 de septiembre de 2012

Relato por Tamara

Ella estaba segura de que hacía la verdad, aunque estaba muy cansada, no sabía que era exactamente lo que tenía que hacer, había visto ese asesinato...

Catherina estaba agotada, días y días huyendo de la policía para darse de bruces con la realidad, no todos podían ser corruptos, no todos podían estar implicados, y... Aunque su novio era el principal agente metido en ese jaleo, ella pensaba denunciarlo.


Se dirigió a una cabina de teléfono y saco varias monedas de sus pantalones vaqueros, era lo único que la había dado tiempo a coger antes de que se percataran de su presencia, y es que, lo que prometía ser una noche de amor, una sorpresa para su nuevo novio, termino siendo la noche más horrible de su vida, cuando al salir del baño donde se ponía el picardías para sorprenderlo cuando llegara a su casa, vio como varios agentes entraban a la casa con un hombre maniatado.

Y allí estaba ella, sin saber que hacer, estaba preguntándose si dar un paso al frente y hacerles saber que estaba allí, cuando su novio empujó al hombre contra una de las sillas de su cocina, el taburete que había justo detrás chirrió contra el roce del suelo.

Catherina no pudo moverse, y se tapo la boca cuando otro de los agentes saco una pistola y apunto a la cabeza del hombre.


  • ¿Qué haces?- Le oyó decir a su novio- Aquí no, me tocará limpiar la sangre.
Pero el otro agente no hizo caso, y disparó, una pistola con silenciador pero que dejo un agujero de bala exactamente igual que si lo hubiera hecho una pistola con ruido, la cabeza del hombre que había sobre la silla se echó hacia atrás, y la sangre golpeó la pared y el suelo.


Lo habían matado.

Sofocó el grito que tenía en su garganta y comenzó a dar marcha atrás en la habitación, debía apartarse de la puerta y salir corriendo de allí antes de que nadie supiera lo que había visto... Un paso, otro, y cogió varias monedas que había sobre la mesilla de noche de su chico, abrió la ventana tirando de los vaqueros que había colocado sobre la silla y escapó de allí a la penumbra de la noche.

Ahora se encontraba delante de esa cabina de teléfono, sabía que ya habrían visto su bolso y su camisa sobre la cama, por eso ella no podría volver como si nada hubiera pasado y cortar su relación para jamás volver a verlo, ahora tenía que ser fuerte, y denunciar lo que había visto, aunque eso implicara condenar también a su corazón.

Introdujo la moneda en la ranura, y la voz de su amiga sonó al otro lado de la línea...

  • ¿No se supone que ibas a pasar una noche entretenida con mi compañero?- La dijo entre risas, desde lo que parecía ser el coche patrulla.
  • Ha pasado algo, tengo que verte- le dijo ella.
  • ¿Algo le ha pasado a tu madre?- Pregunto la amiga preocupada pues sabía que su madre estaba enferma.
Al principio Catherina dudo que decir, pero...
  • Si- dijo finalmente- fui a casa de Rob, y me estaba poniendo ese hermoso picardías que compramos juntas cuando llamó mi padre, a penas me dio tiempo a pensar y solo me puse los pantalones y salí de casa.
  • ¿Tu madre esta bien?
  • Si, esta muy bien, solo ha sido un pequeño susto, aun no me he pasado por el hospital porque me di cuenta de que no llevaba mi camiseta cuando aparqué el coche en la puerta, así que he vuelto a casa para ponerme algo, puedes llamar a Rob y decirle lo que ocurre, me dejé el móvil en su casa también
  • Por supuesto, Catherina, enseguida le llamo.
Al colgar, Catherina sintió una opresión en el pecho, su amiga también estaba metida en eso, pero de algún modo quería ayudarla, ya que los padres de Catherina habían muerto hace mucho tiempo y su amiga lo sabía.

Catherina cogió el primer avión que salía esa noche, su destino, desconocido, pero, más valía salir de allí, que no ser la siguiente que recibiera un tiro entre ceja y ceja.


9 comentarios:

  1. Buen relato profe, intriga y por lo menos murió alguien, esto promete.

    Saludos.
    :F :F

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja ya ves Dany y eso que no es mi estilo. Un besazo.

      Eliminar
  2. jeje lo dos diablillos que ha insertado Dani jaja. Pues nada Tamara felicitarte porque esta muy entretenido el relato, a mí lo de las muertes no me molan, pero esta chulo.

    un besitoooooooooo, no sé como te da tiempo a todo, en serio, eres mi idola,jajaj
    Amelia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja Amelia, pero si esto no es nada, lo que pasa que programo con mucho tiempo de antelación y el día que tengo un poco de tiempo libre pues me hago cuatro o cinco entraditas y así voy adelantando. Un besazo.

      Eliminar
  3. ains pobre Catherina menos mal que fue lista y huyó... me ha gustado mucho el ralato tami.

    bsitos guapa y feliz finde!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Gema, me alegro de que te haya gustado jejejejeje. Un besazo.

      Eliminar
  4. Con ritmo e intriga, un relato estupendo Tamara.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Jorge, me encanta que os gusten, para eso se hacen. Un besazo.

      Eliminar
  5. el relato bueno no esta mal me quedo con el culo de catherina ese si ta mu bien

    ResponderEliminar

Recuerda darnos un +1 y comentarnos, nos haces seguir adelante.