¡Acompáñanos!

BUSCADOR PARA EL BLOG

gadgets para blogger
Escríbenos a: irisamigos@hotmail.es

Lee el blog en...

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Debido a los problemas que estamos teniendo para ver cual es vuestro blog y devolveros la visita, os pedimos que cuando os hagáis seguidores nos dejéis un comentario con vuestro blog, muchas gracias, os añadiremos de igual modo en nuestra pestaña de seguidores.

miércoles, 12 de septiembre de 2012

¡¡¡FELIZ CUMPLEAÑOS INUSUAL!!!



Ella andaba solitaria por un bosque lleno de árboles, la vegetación la acompañaba a cada paso, el trinar de los pájaros, el sol dorando su rostro, pero aun así, ella ajena a lo que había a su alrededor, continuaba andando sin rumbo fijo.
 
Hacia tiempo que se había perdido en ese bosque, hacia tiempo que caminaba sola, y solo quería seguir estando así, de ese modo, en la paz del silencio y en la melancolía que traía la nostalgia de una vez, cuando ella había residido en una bulliciosa ciudad.
 
Pero es que, no era bonito el ruido de los coches, los pitidos de las motos, el rechinar de las bicicletas, los ruidos, los semáforos, la algarabía de los niños, eso no era bonito, sin embargo, ese rincón, el rincón donde los sueños se hacían realidad si lo era, porque ahora mismo estaba donde ella quería.

Seguramente si se tumbaba en el suelo podría notar el frescor del rocío de las hojas por la mañana, y era de mañana, muy temprano… Se sentía tan en paz en aquel lugar, que pensar en volver a la ciudad bulliciosa ni siquiera se le pasaba por la cabeza.

Pero de repente, algo la interrumpió, un sonido lejano, que parecía querer penetrar en su mente y que no cesaba y cada vez era más alto.

Sin querer separarse de ese maravilloso sueño, movió la mano tapándose los oídos.

          —    Maldito ruido- dijo en alto sus pensamientos.

Y como si el ruido la hubiera oído, ceso por un instante, pero, segundos después regresaba con más fuerza.

Inusual, que así se llamaba la mujer solitaria, comenzó a dar manotazos en el aire, como si se tratara de algún moscardón que había ido a molestar en su sueño.

    ¿Por qué no callas?- pregunto en alto y creyó oírse como en otra dimensión.

Y es que estaba en otra dimensión en ese momento, sobre todo, cuando aun aletargada, abrió los ojos desde su cama y vio que la luz ya entraba por su ventana.

    Maldita sea- grito levantándose como un resorte- llego tarde.

Se fue a la ducha mientras dejaba preparando las tostadas y calentando la leche en el microondas, y mientras se frotaba el pelo con una mano, con la otra buscaba a tientas el sonido que produciría su transistor, ¿Qué había hecho con él?

Termino de ducharse sin haber conseguido poner la música en movimiento, y mientras se terminaba de poner la camiseta ya salía hacia la cocina para tomar aunque fuera un bocado de tostada.

    Llegaré tarde- se repitió a si misma de nuevo mientras pasaba rápidamente las hojas del periódico que había comprado el día anterior y que no le había dado tiempo a ojear antes.

Muertes, crisis, muertes, guerras, crisis, asesinato, publicidad, más publicidad… Pasaba las páginas rápidamente solo viendo las imágenes que habían puesto en ellas, cada vez los periodistas se molestaban menos en hacer las cosas.

Fin del café y fin del tiempo del periódico, se puso las zapatos ya llegando a la entrada de su casa y la pequeña chaquetilla que había en la percha del recibidor.

-          Mierda- dijo de nuevo- encima esta lloviendo.

Y volvió a rebuscar entre medias del paragüero, el paraguas que le pegara más con la ropa que llevaba en ese momento.

Una vez que estuvo lista, cerró por fuera con llave y se dirigió a la calle, agua, gritos, voces, pitidos de coches, el sonido del viento, y allí, parada en la calle se dio cuenta de algo, ¿Dónde iba exactamente? ¿A dónde se dirigía?

Miro hacia su casa como echando de menos la comodidad de su cama, su café recién hecho y el trozo de tostada que había dejado sin probar encima de la mesa de su cocina y pensó, que solo había un sitio donde uno llega tarde el día de su cumpleaños, y es a la celebración del mismo.

Así que, regresó a casa, termino su tostada, preparó otro café, y ahora con su taza humeante, se sentó a esperar que su ordenador se encendiera, las compras podían esperar, esto no…

Porque acompáñame nunca se olvida de celebrar un cumpleaños.

¡¡¡ FELICIDADES INUSUAL!!!




5 comentarios:

  1. felicidades Inusualllllll!! que pases un buen día!! chulísimo el relato de Tamara, es un ángelito esta mujer.
    Besos.Amelia.

    ResponderEliminar
  2. Muchas felicidades Inusual, que tengas un magnifico día y lo celebres con tus seres mas queridos.
    El relato esta genial Tamara, pero lo que me ha encantado ha sido el saludo que habéis echo entre Dany y tu, esta chulisimo!!

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Qué decir, que feliz cumpleaños sosa y que te lo pases bien, grrrrr

    ResponderEliminar
  4. Muchísimas gracias por el regalo que me habéis hecho, pero ya os pillare ya, no me esperaba nada y me hicisteis llorar como una boba!!!
    Me gusto mucho escuchar vuestra felicitación, y no tengo palabras , solo decir que un besazo a los dos, y a las personas que me han felicitado.
    Dany muassssssssss grrrrr, Tamara muasssssssssss

    ResponderEliminar

Recuerda darnos un +1 y comentarnos, nos haces seguir adelante.